martes, 7 de octubre de 2014

CENA CON CANOGAR

Entre los nuevos proyectos que el Taller del Prado comenzó a tener este verano en su agenda se encuentra la organización de unas cenas mensuales con diferentes artistas, en las cuales, el Taller del Prado nos ayuda a tener una relación de cercanía con los mismos dentro de un ambiente cálido y agradable.

Con motivo de esas cenas se celebró el pasado día 27 de Septiembre la cena mensual, de la cual fué protagonista Rafael Canogar, el cual nos deleitó a todos los presentes con una amena conversación sobre sus inicios y su actual trayectoria profesional.

Todos los asistentes al encuentro con Rafael Canogar, recibieron como obsequio del Taller del Prado una litografía firmada por el artista, donde estaba impreso el menú a degustar esa velada







La cena se realizó en uno de los salones del Taller del Prado, lugar en el que se podía apreciar la obra del artista invitado.






El menú estaba compuesto por los platos que os enseñamos a continuación.

Como entrantes se elaboraron los siguientes platos.

1.- Bloody Mary Oriental con sorpresas de mar.




2.- Perlas de Manzana con espuma cremosa de caviar.



3.- Piruleta de boquerón sobre lluvia de jamón y crema fría de pan.





Como platos principales se degustaron:

1.- Supremas de ave trufadas con salsa aromática de frutos secos y delicias de fruta dulce.









2.- Delicias de mar sobre cama de mango y virutas de aguacate.




Gracias al buen tiempo que se podía disfrutar en Madrid, los asistentes además de disfrutar de las estupendas instalaciones del Taller del Prado, pudieron transcurrir parte de la velada en la maravillosa terraza.

















































Al finalizar la cena, Rafael Canogar nos deleitó a todos con una agradable conversación sobre su trayectoria, y nos dio respuesta a todas las curiosidades que teníamos todos los presentes dentro de una ambiente distendido y muy agradable.














Y como final, Rafael Canogar dedicó el tiempo que fué necesario para atender a cada persona que deseó acercarse a su lado para que de manera personal le dedicase la litografía.